10 consejos para visitar a un bebé recién nacido

10 consejos para visitar a un bebé recién nacido

Los futuros nuevos papás deben planificar cuidadosamente la llegada del bebé y, entre todo lo que hay que tener en cuenta, no deben olvidar la estancia en el hospital y cómo prefieren que se desarrollen las visitas.

Se trata de una experiencia extraordinaria, llena felicidad, miedos e inseguridades.

Si vais a ser próximamente papás o en tu círculo cercano se acerca un nacimiento, debes tener en cuenta estos consejos:

  1. Planificar las visitas al bebé

Los futuros papás deben informar de su plan de visitas a sus allegados: si quieren que acudan, si prefieren que les vayan a ver en casa, a partir de qué día pueden acudir, etc.

Los más cercanos pueden acudir al hospital, si los papás así lo desean, pero si no es el caso, mejor abstenerse y esperar a que todos estén más tranquilos en casa.

Lo que hay que tener en cuenta es que durante las primeras 24 horas del nacimiento del bebé es mejor no realizar ninguna visita. La madre estará agotada y dolorida y necesitará descansar. También hay que facilitar el vínculo con el bebé y para ello deben estar tranquilos.

Por supuesto, nada de visitas si se está acatarrado o se tiene alguna enfermedad contagiosa.

  1. Mejor escribir que llamar

Lo ideal es mandar un mensaje de felicitación que leerán y responderán cuando les sea posible, mejor que la llamada, ya que puedes despertar al bebé o a la mamá o pillarles en un mal momento. También puedes aprovechar para preguntar si es procedente o no ir a hacerles una visita.

  1. Avisar antes de ir

Las sorpresas hay que dejarlas para mejores ocasiones y si vamos a acudir, hay que avisar y concretar el momento para que estén preparados.

  1. Visitas cortas de menos de 20 minutos

joven pareja mirando a su bebé recién nacidoNo se trata de echar la mañana o la tarde, sino de conocer al pequeño y desear lo mejor a los nuevos papás. Hay que tener en cuenta que la mamá acaba de parir y no se encuentra físicamente en su mejor momento, está cansada y molesta y deseando estar con su bebé. Además hay que tener en cuenta las tomas, que pueden legar a 13 en un día y respetar la intimidad.

  1. No más de dos visitas en la habitación del bebé

El papá es el que va a recibir a las visitas y el que va a regular que no se acumulen en la habitación ni que estén demasiado tiempo.

No debe haber más de dos visitas y si llega una tercera hay que permitir que entren, pero el padre debe invitar, a los que lleven más tiempo, a salirse con él para dejar más sitio. Si las visitas están demasiado tiempo debe también invitarlas a salir con él excusándose en que la mamá necesita descansar.

  1. A partir de las 8 de la tarde, tranquilidad para el bebé

Al final de la tarde es cuando se baña y se da una toma al bebé. Es momento de estar tranquilos y en la intimidad. Una visita a esa hora puede hacer que el pequeño se intranquilice y pase mala noche.

  1. Los bebés no se cogen (por las visitas)

Los bebés deben permanecer con su madre o con su padre pero no pasar de mano en mano como si se tratara de un juguete, por mucha ilusión que haga a amigos y familiares. Esto es una de las cosas que más les estresan a los bebés.

Pasados los días, ya se podría coger pero siempre pidiendo permiso a los padres y lavándose las manos antes. Tampoco hay que ponerse perfume ese día ya que los bebés son muy sensibles a los nuevos estímulos y necesitan reconocer el olor de sus padres para sentirse seguros.

  1. Los bebés no se besan (por las visitas)

No hay ninguna necesidad de que la visita bese al bebé, así que nada de besos y menos con pintalabios que pueden irritar la piel sensible del pequeño.

  1. Regalos, sí

Aunque nada de flores, ya que puede provocar alergias a la madre o al bebé.

Si llevas un regalo al recién nacido y este tiene un hermano mayor, acuérdate de llevarle un detalle también. Te lo agradecerá el niño que puede sentirse un poquito desplazado con la llegada del nuevo hermano y sus papás, que se sentirán aliviados de que se tenga en cuenta “al mayor”.

  1. No des consejos

Hay que huir de dar consejos. Aunque sean padres primerizos seguro que han leído y han recibido la información necesaria para enfrentarse a la situación. Por supuesto, si te lo piden puedes dar todos los consejos que sean precisos pero sé siempre positivo.

Las visitas en el hospital hay que planificarlas, al igual que cuando se llega a casa que si se necesita planificación y ayuda, siempre se puede contar con profesionales cuidadoras de niños y bebés así como limpiadoras del hogar.

Comentarios cerrados.