“Prácticamente perfecta en todo”, cómo es la niñera idónea

“Prácticamente perfecta en todo”, cómo es la niñera idónea

Esta es la definición con la que se califica de la célebre niñera Mary Poppins, la encarnación de la cuidadora de niños ideal que todos los padres quisieran tener.

Quitando el paraguas volador y la magia que la rodea; la paciencia, los juegos, el cariño y los límites los podemos encontrar. ¿Sabes cómo ser una buena niñera?

Cuáles son las características de la cuidadora de niños perfecta

Prácticamente perfecta en todo-Mary Poppins cuidando niñosEl trabajo de cuidadora de niños no es sencillo, requiere tener unas capacidades específicas, mucha responsabilidad, sentido común y grandes dosis de paciencia. Debes tener ganas y energía y un gran repertorio de juegos, canciones y trucos que compartir con los peques. Y lo más importante, que te guste este trabajo y hacerlo divertido, ser cariñosa, amable y congeniar con ellos.

Si quieres saber cómo ser la niñera perfecta, nuestras especialistas en cuidado de niños nos regalan estos cinco consejos que te ayudarán a conseguirlo:

  1. Comunicación fluida

En la entrevista, la familia quiere conocerte y evaluarte pero tú también a ella. No pienses que es “sólo un trabajo” porque es primordial que te guste el trabajo de cuidadora de niños, te guste la familia y que exista cierta afinidad entre vosotros. Vas a cuidar de sus hijos y, por tanto, vas a colaborar en mayor o menor medida en la educación a quienes más quieren. Debes acordar con los padres la metodología que se va a seguir para que haya coherencia entre ellos y tú.

Y  para ello la cuidadora de niños debe tener una comunicación constante y fluida tanto con los padres como con los peques a los que se cuida. Debes contar a los adultos qué ha hecho el niño durante el tiempo que ha estado contigo, cómo ha sido su comportantemente, sus logros, sus gustas y sus inquietudes.

  1. UNA BUENA CUIDADORA DE NIÑOS está Preparada para cualquier emergencia

Una buena cuidadora de niños debes ser muy proactiva y conocer todos los detalles relacionados con los niños: alergias, intolerancias, gustos, fobias, así como de horarios, obligaciones, tareas, etc.

Ten a mano un listado de teléfonos importantes que puedas necesitar: los móviles de los padres, del colegio, el pediatra, la policía, intoxicaciones, etc.

Sería muy bueno que tuvieras un curso de primeros auxilios.

Te recomendamos que lleves un formulario con estas cuestiones para que los padres te den toda la información que necesitas.

  1. Conocimiento de la casa y de los lugares habituales

Supervisa la casa y los lugares donde pueda haber algún peligro: escaleras, terrazas, armarios con productos de limpieza, con medicinas, enchufes, etc. Haz un recorrido a fondo con los papás antes de quedarte con los niños para que ellos también sean conscientes de los peligros de la casa y cómo podéis minimizarlos.

Una buena cuidadora de niños sabe dónde se encuentra:

  1. El botiquín por si se produce algún accidente
  2. La comida que puedas dar a los niños mientras estás con ellos
  3. Los productos de aseo en caso de necesitarlo: pañales, cremas, jabones

Inspecciona también los lugares habituales donde vayáis: el parque, las clases extraescolares, etc. De esta forma sabrás cuándo debes estar más atenta.

  1. Un buen repertorio de actividades

Debes saber primero las edades de los niños que van a estar a tu cargo ya que no es lo mismo cuidar de un bebé de meses que de un niño de diez años y adaptar estas actividades a las diferentes edades.

A una buena cuidadora de niños no puede faltarle: Libros de cuentos, material de manualidades: tijeras de punta redondeada, pegamento, papeles de colores, plantillas para colorear, lápices, plastilina, juegos de cartas, repertorio de canciones y todo lo que se te ocurra para entretener y divertirte con los pequeños.

Si son mayores, quizá tengas que ayudarles con los deberes o puedas cocinar con ellos o hacer algún tipo de manualidades más complicadas.

  1. Una buena cuidadora de niños es Siempre alerta

Parece una obviedad, pero no lo es. Al principio estarás más atenta porque no conoces bien a los niños ni el entorno pero poco a poco seguiréis una rutina que te dará seguridad. No obstante, una cuidadora de niños espabilada no baja la guardia porque los accidentes en el hogar son muy habituales y debes hacer todo lo posible para que no se produzcan bajo tu cuidado.

Nuestras especialistas cuidadoras de niños saben que el currículum y la experiencia ayudan a demostrar lo buena cuidadora que puedes ser pero, ten en cuenta que, lo primordial son tus aptitudes y la actitud que demuestres.

Comentarios cerrados.