Cómo extremar el cuidado de ancianos en verano

Cómo extremar el cuidado de ancianos en verano

Durante el verano, los niños y las personas mayores son más vulnerables y necesitan unos cuidados especiales.

La Sociedad Española de Medicina Geriátrica (SEMEG) nos ofrece una serie de recomendaciones a tener en cuenta para extremar el cuidado de ancianos en verano:

  1. Proteger del sol

La piel de los mayores requiere un cuidado especial, ya que va perdiendo elasticidad y se hace más frágil y susceptible a los agentes externos. En muchas ocasiones es debido a la dermoporosis, como ocurre con los huesos (osteoporosis) y con el músculo (sarcopedia), la dermis y la epidermis sufren una serie de cambios que hacen a los mayores más sensibles a la radiación ultravioleta.

Por ello, los médicos aconsejan externar la protección frente al sol en el cuidado de ancianos, al igual que con los bebés: Debemos aplicar cremas que ejerzan una barrera contra la radicación solar y no exponerles al sol en las horas centrales del día.

Además, se debe practicar ejercicio al aire libre en los momentos menos calurosos, es decir, por la mañana temprano o a última hora de la tarde.

extremar el cuidado de ancianos en verano-pareja mayor de espaldas en un banco

  1. Evitar la deshidratación de los ancianos

Al estar expuestos al sol y al calor se produce una pérdida de agua. Además, con la edad los mayores, se va perdiendo una “alarma” fundamental de supervivencia y es la sensación de sed. Muchos mayores dejan de experimentarla sensación o lo hacen de forma tardía de forma que son más proclives a la deshidratación.

Por ello, para un buen cuidado de ancianos hay que estar más pendientes y prevenir. Una dieta con alimentos ricos es agua es primordial: sopas, zumos, fruta, gelatinas, etc.

  1. Cuidar la alimentación de los ancianos

extremar el cuidado de ancianos en verano-pareja mayor abrazandoseLas comidas deben variar en esta estación. Apetecen y deben ser comidas ligeras y nutritivas. Ensaladas, gazpachos, verduras frescas y frutas de temporada son fundamentales en la dieta de verano.

Además la fruta es rica en agua y azúcares de modo que es buena a cualquier hora del día.

  1. Vestir de ropa adecuada a las personas mayores

El calor provoca sudoración y al tener la piel más delicada se corre el riesgo de afecciones. Para ello se debe extremar la hidratación de las zonas afectadas e intensificar la aplicación de cremas en las zonas más secas del cuerpo, como los codos, las rodillas y los pies.

Y por supuesto, usar cremas de bloqueo solar cuando se va a la calle.

Para evitar la sudoración excesiva también deben utilizar prensas de ropa adecuada, que faciliten la transpiración, sean de tejidos naturales como el algodón, holgadas y de colores claros.

Hay que tener en cuenta también la protección de la cabeza con sobreros o gorras y que lleven calzado apropiado.

  1. No olvidar los medicamentos

Es una época de viajes, de cambios y los geriatras alertar de que también es en esta época cuando se produce una disminución del seguimiento de los tratamientos médicos. Muchos olvidan la medicación o las recetas. Es importante acudir al médico en tal caso y dar continuidad al tratamiento.

  1. Ventilar las estancias de las personasa mayores

Las habitaciones de nuestros ancianos deben estar bien ventiladas y frescas. Si por el día da mucho el sol es mejor tener la persiana un poco bajada para impedir que entre el sol y el calor y abrir las ventanas por la noche.

En el caso de disponer de aire acondicionado, la temperatura debe oscilar entre los 23 y los 24 para evitar cambios bruscos de temperatura.

  1. Cuidar el sueño de los ancianos

El calor y el aumento de las horas luz inciden de forma drástica en la mayoría de los ancianos, produciendo algunos trastornos en el sueño.

La falta de sueño puede parecer trivial, sin embargo merma su calidad de vida porque provoca agotamiento, irritabilidad e incluso mareos.

Para evitar estos trastornos los especialistas en el cuidado de ancianos aconsejan, al igual que con el cuidado de niños, seguir la rutina de horarios, hacer ejercicio diariamente (pasear) y cenar de forma ligera.

Estas recomendaciones pueden ser de gran utilidad para el cuidado de ancianos durante el verano. Extremar las precauciones para disfrutar de estos meses es esencial.

En CasaLista le podemos asesorar y ayudar a encontrar una cuidadora de personas mayores experimentada.

Comentarios cerrados.