Consejos para iniciar una buena relación laboral con tu empleada de hogar interna

Consejos para iniciar una buena relación laboral con tu empleada de hogar interna

Si acaba de contratar a una empleada del hogar interna, es tiempo de adaptación y paciencia, para ambas partes.

Proponemos una serie de consejos que le harán la vida más fácil si los tienes en cuenta.

Presentar un plan de trabajo claro y desde el primer día

Cuando se incorpora una nueva empleada de hogar interna a nuestro hogar suele ser en un momento de mucho trajín, cuando ha surgido un cambio, y puede ser que no le informemos adecuadamente de los hábitos y preferencias familiares. Es entonces cuando la empleada interna utilizará sus propios hábitos o los de sus anteriores empleadores y nos encontraremos, por ejemplo, que los horarios, la limpieza de la casa, el cuidado de los niños, las compras, las comidas, etc., no siguen nuestro criterio.

buena relacion con tu empleada de hogar interna - empleada interna cocinandoLo más adecuado es explicar claramente a nuestra empleada de hogar interna:

  • Qué queremos que haga: la limpieza de la casa, el cuidado de los niños, de mascotas, la compra, etc.
  • Cómo queremos que lo haga: nuestra metodología
  • Horarios
  • Descansos
  • Vacaciones

Si dejamos pasar mucho tiempo sin dar las instrucciones correspondientes, corremos el riesgo de que sea complicado encaminar el funcionamiento bajo nuestros criterios. Pero si se da el caso, debemos hacer los cambios de rutina con paciencia y buen temple. Reñir a nuestra empleada de hogar interna sobre la marcha sólo servirá para mermar el entusiasmo de la trabajadora porque en realidad ella no actuaba “contra instrucciones” sino “a falta de instrucciones”.

Puede ser efectiva una reunión familiar, con la empleada de hogar, para presentarle el nuevo plan familiar con entusiasmo e involucrando a todos los miembros de la familia en su éxito.

Disponer de un alojamiento digno y de uso privado para la empleada de hogar

Aunque pueda parecer una aberración, nos hemos encontrado que alguna empleada de hogar interna ha sido alojada en un trastero.  Tampoco es adecuado que el dormitorio de la trabajadora sea el cuarto de juego de los niños.

Es imprescindible que tenga su propia habitación.

No hacer comparaciones con trabajadoras anteriores

Cada trabajadora que pasa por nuestra casa deja huella, tanto positiva como negativa.

Al principio de la relación con la empleada de hogar interna, desaconsejamos tajantemente comparaciones y comentarios sobre anteriores empleadas, para bien o para mal.

Cuando cambiamos de empleada de hogar hay que tener en cuenta que trabajamos con personas y que todas son distintas, con sus cualidades y sus defectos.  Muchas veces, esperamos que la nueva trabajadora de hogar sea igual que la anterior y nos desilusionamos tanto con las diferencias que no vemos las cualidades de la nueva.

La decepción es todavía mayor cuando empleamos a la hermana, prima o amiga de la trabajadora de toda la vida, esperando que sea una copia de ésta.

Debemos aceptar a nuestra empleada de hogar tal y como es, con sus defectos y virtudes.

Cuando en el hogar hay más de una empleada de hogar interna

excelente empleada domestica - grupo de empleadas de hogarTener en la casa más de una empleada del hogar puede, en muchas ocasiones, crearnos dificultades; bien por la distribución de tareas, como por la incompatibilidad de sus caracteres, incluso por celos.

Jamás debemos otorgar a una de las empleadas  autoridad sobre la otra; ya que hasta la persona más dulce puede convertirse en una tirana y, por otra parte, a la mayoría de las empleada de hogar interna les parece denigrante que otra, de su misma condición, tenga una posición superior.

La solución viene por una distribución equitativa y, sobre todo, muy clara de las funciones y tareas de empleada de hogar interna. Sabemos que esto no es fácil pero hay que intentarlo porque es casi la única manera de asegurar el buen clima entre las trabajadoras del hogar.

Cada una ha de saber lo que tiene que hacer y ninguna se tiene que inmiscuir en el trabajo de la otra.  Como es imposible que sean igual en su rendimiento, hay que admitir que una será mejor en unas cosas y la otra en otras.

Cuando se incrementa el número de personas en la casa

Si se aumenta el número de miembros en el hogar para ser asistidos por nuestra empleada de hogar interna, sean permanentes (como nacimientos, adopciones, personas mayores) o temporales (como invitados, etc.) suponen un incremento en el trabajo de la empleada y,  por tanto, un posible cambio de las condiciones previstas inicialmente. Por ello, debería acompañarse de un incremento de sueldo o de una gratificación puntual, según sean permanentes o temporales.

Fijar las vacaciones de la familia y las de la empleada de hogar

No se pueden confundir las vacaciones de la familia con las de la empleada.

Es importante que los periodos de vacaciones sean acordados con antelación, tanto las de la familia como las de la empleada de hogar interna.  Para que ninguna de las dos partes sorprenda a la otra con un “nos vamos de vacaciones este jueves” o  “me voy de vacaciones este jueves”.

Cuando la familia se lleva a la empleada de hogar en sus vacaciones

Esto no supone vacaciones para la trabajadora y por ello se debe acordar:

  • Cuál va a ser su régimen de trabajo en el lugar de vacaciones
  • A cuántas personas va a atender
  • Qué horario de trabajo va a tener, etc.

Preferiblemente estas condiciones deben ponerse por escrito para dejar constancia, así evitamos los posibles problemas de “te dije” o “no fue esto en lo que quedamos”.

Cuando las empleadas de hogar internas acompañan a sus empleadores en los viajes, tienen que tener también su tiempo libre; tener un horario flexible no es tiempo libre.

También debemos tener en cuenta que al igual que en los periodos estivales hay un incremento en el número de divorcios, con las empleadas del hogar sucede lo mismo. Al haber más posibilidades de roce, hay más dimisiones y despidos.

Solución: hay que pactar con antelación los acuerdos del viaje y hacerlo por escrito.

Establecer quién da las órdenes a la empleada de hogar

Es fuente de malentendidos que a la trabajadora le dé las órdenes otra persona que no sea su jefa habitual.

Saber que la empleada extranjera se va un mes a su país

Actualmente, la casi totalidad de las trabajadoras del servicio doméstico son extranjeras.  Para ellas el viaje a su país de origen supone un desembolso económico importante, no solo porque el billete es caro, sino también, porque todo su entorno acude a ellas para solucionar sus problemas económicos.

Por estos y otros motivos, un viaje de menor duración no es viable en la mayoría de las empleadas de hogar internas y si no puede marcharse,  ésta es una importante razón para la finalización de contratos.

Cuidar el tono de las discusiones en el hogar

En más de una ocasión las trabajadoras han decidido cambiar de empleador por el tono empleado en el domicilio.  Hay que tener en cuenta que en un hogar donde hay continuas discusiones, en las que el tono, los gritos  y los insultos son frecuentes, suponen una fuente de estrés  para la empleada de hogar y una de las causas por las que abandona el puesto de trabajo.

Establecer la línea de educación de los niños

buena relacion con tu empleada de hogar interna - empleadas internas con bebeRespecto a este tema, hay que tener en cuenta que hay que formar un equipo entre padres y empleada de hogar interna para mantener siempre un orden que facilitará la convivencia y ayudará a la formación de los niños.

La trabajadora ha de conocer la línea de educación que están siguiendo los padres para no ser ni demasiado permisiva ni demasiado estricta.

Debemos informarla de los hábitos de conducta, de las prohibiciones y de los métodos de premios y castigos.

Muy importante es otorgarla a la empleada de hogar interna autoridad frente a los niños. Desaconsejamos totalmente desautorizarla, ni siquiera ocasionalmente en presencia de éstos.  Ellos tienen que tener claro que cuando no están papá y mamá, ella es la que manda.

Si se da el caso de que no se esté de acuerdo con algo que la empleada ha dicho o hecho, se debe hablar en privado con ella.

Con estos sencillos consejos y como hemos adelantado inicialmente, mucha paciencia, conseguiremos una convivencia tranquila y una buena relación con nuestra empleada de hogar interna.

Comentarios cerrados.