Las 5 normas básicas para contratar una empleada de hogar

Las 5 normas básicas para contratar una empleada de hogar

La ayuda de una empleada del hogar externa,  para realizar las tareas domésticas y el cuidado de los niños, es siempre una muy buena opción ya que te aportará beneficios importantes: casa siempre limpia y recogida, ropa planchada, niños atendidos, etc.

Para que esta contratación sea fructífera, te adelantamos cinco consejos que debes tener en cuenta antes:

  1. Qué tareas vas a necesitar que realice tu empleada de hogar

Haz un repaso exhaustivo del trabajo que necesitas que realice. No es lo mismo que tu empleada de hogar limpie a que además deba planchar, cocinar o cuidar de los niños. Supervisa detenidamente tu casa y enumera cada una de las tareas a las que deberá hacer frente la nueva empleada del hogar.

Sé minuciosa, ya que esto te va a ahorrar mucho trabajo posterior de explicaciones y aclaraciones. Además, este pequeño ejercicio te ayudará a ser realista con el siguiente paso.

  1. Cuánto tiempo vas a necesitar que trabaje tu empleada de hogar

En función de las tareas, puedes calcular el tiempo que vas a necesitar contratarla. Piensa que normalmente se trata de trabajadoras profesionales con experiencia, que pueden ir más rápido y ser más eficaces que tú, pero no pidas milagros: si quieres buenos resultados deben dedicarle el tiempo adecuado.

También debes pensar en cuántos días te conviene que la empleada de hogar acuda a tu casa, cuántas horas cada día y en el horario idóneo, así como fijar y adelantar lo referente a las vacaciones.

  1. Cómo quieres que tu empleada de hogar realice las tareas

salón con sofá blanco y mesa redonda condujeron en medioPresenta un plan de trabajo claro y desde el primer día ya que “cada maestrillo tiene su librillo” y al tratarse de empleadas domésticas profesionales tendrá sus métodos y trucos pero si quieres que limpie de una forma específica, por un determinado orden la casa o que utilice productos precisos para cada cosa, debes informarla adecuadamente.
Todos tenemos nuestras costumbres y es importante que, desde el primer día, le comuniques tus preferencias y tu criterio.

También debes tener en cuenta que al principio la empleada de hogar puede ir más despacio hasta que conozca la casa, así que dale tiempo. Y si ya has tenido otra empleada del hogar, evita hacer comparaciones, tanto positivas como negativas.

  1. Cómo necesitas que sea la empleada del hogar

Sabiendo ya qué necesitas y cómo lo necesitas, llegamos a uno de los pasos fundamentales y es la selección de la empleada doméstica. Puedes realizarla tú misma, encargándote de publicitar, buscar, entrevistar y supervisar a las candidatas o puedes recurrir al trabajo profesional de una agencia de colocación autorizada, como CasaLista, que realiza una selección rigurosa basada en tus preferencias y necesidades.

Las agencias de colocación autorizadas tienen experiencia en la selección de empleadas del hogar, saben cómo verificar sus informes y buscar la idoneidad según sus características y su experiencia.
Además, estarás asesorada en todo momento, sobre el perfil más conveniente de una empleada de hogar para tu caso, las condiciones económicas y laborales,  te facilitarán un contrato personalizado y harán el seguimiento de todos los trámites que debes realizar para contratar a la futura asistenta.

  1. Infórmate del proceso de contratación y sobre los requisitos legales para contratar a una empleada del hogar.

firmando contrato con empleada de hogarDebes darle de alta a tu empleada de hogar en la Seguridad Social desde el primer día y firmar un contrato laboral donde se especifiquen sus condiciones, horario y salario.

Además debes saber que hay incentivos a la cotización por contratar empleados domésticos. Se te aplicará una reducción de 20% en la aportación a la Seguridad Social y si tienes familia numerosa se te amplía esta bonificación hasta llegar al 45%, siempre que los servicios prestados por el trabajador consistan exclusivamente al cuidado o atención de los miembros de dicha familia numerosa y quienes convivan en el domicilio.

Comentarios cerrados.