El reto de la limpieza a fondo de la cocina

El reto de la limpieza a fondo de la cocina

La casa requiere una limpieza periódica y constante. Cada estancia necesita una dedicación y sus elementos un tipo de limpieza. Algunas, como la cocina, suponen un verdadero desafío; es una de las estancias que más se usa y, por tanto, que más se ensucia.

Nuestras especialistas en limpieza, las empleadas de hogar de CasaLista, nos regalan unos truquitos para que realices la limpieza de esta estancia y de los elementos más difíciles de la forma más fácil.

Si estás pensando en hacer una limpieza a fondo y no sabes por dónde empezar, te ayudamos.

Armarios

Comienza vaciando todos los armarios y si quieres que sea minuciosa, también las baldas.

Coge un trapito con agua y jabón o lejía y limpia por dentro el armario. Cuando esté todo seco, coloca las baldas y todos los productos que habías sacado. Y por último limpia los armarios por fuera.

Azulejos

Los azulejos de la cocina van acumulando polvo y sobre todo, grasa. Los que están cerca de la zona de cocción, puedes limpiarlos habitualmente con un estropajo y detergente. Pero las paredes, también hay que limpiarlas de vez en cuando y puedes hacerlo de forma muy sencilla y rápida. Envuelve una escoba con un paño suave y quita el polvo de las paredes. Después sumerge  el paño en agua jabonosa y vuélvelo a pasar de nuevo. Si ves que tiene mucha grasa, incluye una tacita de vinagre a la mezcla y después aclara los azulejos con agua limpia y sécalos.

Grifo

Suele ir acumulando restos de cal. Podemos eliminarla, aplicando vinagre con un algodón. Acláralo, pasa un paño limpio y te quedará reluciente.

Cubo de basura

Debemos cuidar el mantenimiento del cubo de basura ya que puede desprender malos olores y atraer insectos. Su limpieza debe ser frecuente y en profundidad.  Un método sencillo e infalible es limpiarlo con vinagre caliente, que es un desinfectante natural e inocuo.

Electrodomésticos

El reto de la limpieza a fondo de la cocina-Mujer con trapo y estprayNevera: Saca todos los alimentos y déjala totalmente vacía. Saca las baldas interiores y los cajones. Debes limpiar el interior con una mezcla de agua y dos cucharadas de bicarbonato de sodio. Sécala bien.

Friega con agua jabonosa las baldas y los cajones hasta que queden relucientes y cuando estén secos, vuélvelos a colocar. Ya podrás volver a introducir todos los alimentos, de nuevo.

La campana: La campana suele ser lo que más cuesta de limpiar de toda la casa ya que se ensucia de grasa que es de los productos más difíciles de quitar.

Para que puedas limpiarla fácilmente, debes desmontar los filtros regularmente y tienes dos opciones, una ponerlos en remojo en el fregadero lleno de agua jabonosa o meterlos en el lavavajillas para que con las altas temperaturas y el detergente,  se elimine totalmente la grasa.

El microondas: ¿Has calentado algo sin taparlo y está lleno de salpicaduras? La forma más fácil, rápida y eficaz de limpiarlo es calentando un bol con vinagre y zumo de limón. El vapor va a reblandecer las salpicaduras y a desinfectar el interior del microondas. Pasa un paño y retira los restos. Te quedará como nuevo y con un agradable olor.

Horno: Antes que limpiar lo mejor es no ensuciar. Evitarás que se ensucie, poniendo en la bandeja papel de hornear.

Cuando ya esté sucio, saca la bandeja y la parrilla y déjalas en remojo en agua jabonosa durante dos horas. Después con un estropajo, friégalas.

Para limpiar el interior del horno aplica bicarbonato sobre las paredes todavía calientes y déjalo actuar toda la noche.

Para eliminar el olor a comida quemada, mezcla vinagre y sal fina, y frota con un paño.

La vitrocerámica: Simepre hay que limpiarla en frío y con un producto específico. Jamás con estropajo

El lavavajillas: Introduce la vajilla y la cubertería  sin restos de comida para evitar que los filtros se obstruyan así como los malos olores. Abre la puerta después de cada lavado para que se airee y revisa periódicamente los orificios de los brazos giratorios, puedes limpiarlos con un palillo. Cada seis meses, pon un ciclo corto con el lavavajillas vacío para limpiar los depósitos.

La lavadora: Limpia la cubeta del detergente y los filtros para que no se obstruyan. Es muy importante supervisar la junta de la goma porque puede aparecer moho. Para evitar la cal añade un poco vinagre.

Vitrocerámica: Lo mejor es limpiarla con un producto específico o con agua y poco jabón, nunca con productos abrasivos ni estropajos.

Encimera

La encimera es un punto clave en la cocina. Acumula muchas bacterias, por eso siempre, siempre, siempre debe estar limpia. Para ello no hace falta que limpies con un producto anti-bacteriano, puedes hacerlo con agua jabonosa caliente.

Suelos

Y ya lo último, te queda dejar reluciente el suelo de la cocina. Debes tener en cuenta el material ya que dependiendo de este, deberás utilizar un producto u otro.

Hay que barrerlo bien y si el suelo es de gres podremos fregarlo con agua templada y un producto específico para limpiar los suelos. Procura no echar mucha cantidad ya que si no, deberás aclararlo.

Seguro que dejas la cocina perfecta y si necesitas ayuda, no dudes en contactar con nuestras especialistas en limpieza, nuestras empleadas de hogar de CasaLista.

Comentarios cerrados.