Limpieza en el hogar: ¿un riesgo para la salud?

Limpieza en el hogar: ¿un riesgo para la salud?

Los productos de limpieza de hogar que nos ayudan en la tarea diaria de mantener nuestros hogares limpios, contienen gran cantidad de químicos, muchos de ellos, nocivos para la salud. Saber manipularlos y evitar riesgos es imprescindible para mantener nuestra casa y nuestra salud, perfectas. Las especialistas en limpieza del hogar nos advierten de cómo debemos tratar estos productos y lo que nunca debemos hacer.

Los limpiacristales, pesticidas, detergentes, legías, etc. forman parte de nuestro equipo de limpieza y aunque suponen una gran ayudan y son eficaces para eliminar la suciedad, si no los manipulamos convenientemente durante la limpieza del hogar pueden suponer un riesgo para nuestra salud. Estos productos generan gases que, según la EPA (Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos), contaminan el aire de nuestro hogar hasta 5 veces en comparación con aire exterior. Es por ello debemos ventilar las estancias mientras limpiamos.

Hay que tener especial cuidado con los disolventes derivados del petróleo que pueden generar daños en las mucosas, el cloro que irrita la piel, los ojos y los pulmones.

 

Limpieza en el hogar-Limpiadora con guantes de goma y espray de limpieza

Use estos productos de limpieza de hogar con precaución y sigue esta serie de sencillas medidas para evitar riesgos:

  1. Hay que explicar a los niños la gravedad de manipular ciertos productos de limpieza de hogar y la precaución que deben tener con otros, como por ejemplo con el jabón de manos, un producto que utilizan Deben conocer las consecuencias de un mal uso de los productos de limpieza.
  2. Debemos tener especial precaución a la hora de almacenarlos. Siempre en lugares de difícil acceso para los niños y si es posible, en alto. De esta forma no pueden acceder a ellos. Si además, añadimos un cierre de seguridad al armario donde los guardemos, mejor.
  3. Guarda siempre los productos de limpieza de hogar en los envases originales, a ser posible conservando los tapones de seguridad. Nunca los guardes en botellas de agua o de refrescos que los niños puedan confundir con bebidas y envenenarse.
  4. No dejes que los pequeños manipulen los envases aunque tengan precintos y cierres de seguridad ya que la habilidad de los niños es inmensa y pueden conseguir abrirlo.
  5. Durante la limpieza de hogar, pon atención dónde colocas los productos y dónde se encuentran los niños, un pequeño despiste puede ser fatal.
  6. Evita mezclar productos de limpieza de hogar. Uno de los mayores peligros es mezclar productos de limpieza que puede llevar a patologías irreversibles. Por ejemplo, mezclar cloro con alcohol genera cloroformo y ácido muriático, una sustancia que puede causar daños al sistema nervioso, pulmones, riñones, hígado y piel. También, combinarlo con amoníaco produce vapores tóxicos que al ser inhalados generarán daños al sistema respiratorio. Incluso, mezclar esta sustancia con vinagre produce gases tóxicos que pueden generar quemaduras en los ojos y daños pulmonares.
  7. Usa guantes durante la limpieza del hogar con estos productos, tanto para no mancharte como para que no expongas tu piel a los que químicos.
  8. Supervisa los ingredientes activos de cada producto y oriéntate sobre sus consecuencias en la salud. Lee bien las etiquetas y fíjate que contengan:
  • El nombre de la sustancia, con su nomenclatura internacionalmente reconocida.
  • El nombre, la dirección completa y el número de teléfono del responsable de la comercialización. Puede ser el fabricante, el importador o el distribuidor.
  • Los símbolos y las indicaciones de peligro. Los símbolos deben estar impresos en negro sobre un fondo amarillo anaranjado.
  • Las “frases tipo R” indican los riesgos específicos derivados de los peligros de la sustancia.
  • Las “frases tipo S” establecen las medidas preventivas para utilizar la sustancia.
  • Número de registro CE de la sustancia y “Etiqueta CE”.

Asegúrate de que se trata del producto de limpieza del hogar que necesitas y de las consecuencias de uso. Muchas veces podemos optar por un producto menos nocivo que produce resultados excelentes de limpieza.

  1. Asegúrate de utilizarlos en un área ventilada. La ventilación es una recomendación clave en la limpieza del hogar. Además de renovar el aire de cada estancia cuando limpiamos nos aseguramos de que no quedan suspendidas en el aire partículas nocivas que podamos respirar. Mantener las puertas y ventanas abiertas para que circule el aire es fundamental.
  2. Usa siempre la mínima cantidad de producto y una vez los apliques a la superficie, aléjate y espera un tiempo a que se liberen los vapores y el químico realice el efecto.

El objetivo es que los productos de limpieza de hogar no supongan un peligro para tu hogar sino un firme aliado.

Comentarios cerrados.